Blog

¿Estás Alerta? (Parte II)

Hace unos días estuve en Granada. Y aunque no visité la Alhambra (pero bebí unas cuantas), en una de sus calles ví algo insólito: una línea de luces intermitentes en el asfalto, situada a lo largo del paso de cebra, anunciando si el semáforo estaba en rojo, ambar o verde.

–¿Porqué en el suelo?–Preguntó mi amiga.

–Para que los usuarios de móvil no tengan que mirar al frente mientras cruzan la calle.–Repliqué.

Mi amiga no se lo creía… Y no es que yo sea super listo: lo vi anunciado en el metro de Madrid en una de esas «Smile News»Noticias distópicas, o simplemente estúpidas, que en realidad generan pocos motivos para sonreír.

Pensarás que en vez de gastar tus impuestos en esas instalaciones absurdas, lo suyo sería educar a la gente para que vuelva a mirar hacia adelante, como lo hacía en los últimos 4 millones de años… ¿verdad?

Lógico… Pero eso sería no entender lo que busca el sistema: crear borregos sin capacidad de autosuficiencia. Sí, así mismo. De hecho, es su prioridad desde hace muchos años.

Antes no lo veía así… Pensaba que la adicción al móvil era un «progreso» descontrolado que no fuimos capaces de prever… Qué equivocado estaba… Cada vez está más claro lo que nos reserva la élite:

Un futuro inhumano en el que nadie habla con nadie, porque o tienen miedo de ser infectados por un supuesto bicho, o están muy ocupados hablando con sus amigos virtuales… que no conocen (o que no existen).

Y aunque aún no hemos llegado a ello (pero falta poco), debes tener en cuenta que uno de los mayores enemigos de tu seguridad, e independencia, lo llevas en la mano.

EL MÓVIL

Os he hablado del tema con anterioridad, de hecho creo que fue el primer artículo que escribí para este Blog, cuando aún estaba con Defence Lab, hace ya más de 5 años.

Comentaba en aquel entonces que el móvil te hacía sumamente vulnerable a los ojos de un agresor. Y que la mejor ocasión para que te ataque un depredador es cuando miras al whatsapp, o cuando eliges el filtro con el que vas a engañar a la peña.

El tiempo ha pasado, y en vez de mejorar la cosa, ha empeorado notablemente. En lo que va de año, por ejemplo, con el miedo que han creado los medios oficiales, la gente tiende a ensimismarse cada vez más y termina refugiándose en el teléfono.

Quizá pienses que es una reacción natural debido a la pseudopandemia, pero cuando ves carteles como el de abajo, descubres que es la realidad que los medios quieren crear.

Dos muertos vivientes esperando un tren

Esto, que parece la portada de una novela distópica, en realidad es un cartel de metro. Dice así: «Metro te conecta con la normalidad». Qué no te la cuelen: esto no es normal, y es mi deber alertar a todos los que pueda, sobre el peligro que presenta la falta de alertabilidad en la que te sumerge el móvil… en esta nueva normalidad.

EL PROTOCOLO

No sirve de nada, como ya he dicho en el post anterior, todo lo que hayas podido aprender en una clase, taller, o incluso en años de práctica, si no sabes lo que está pasando a tu alrededor.

Ya… sé que no es fácil desprenderse del móvil, especialmente si lo tienes desde los 14 años (supongo que hoy en día te lo dan a los 8), y caer en la tentación de mirar el aparato este… Por lo tanto, te voy a dar varias unas recomendaciones para disminuir tu vulnerabilidad sin que dejes de revisar tus mensajes.

En la calle:

• No vayas andando y leyendo a la vez, por más normal que parezca porque todo el mundo lo hace, es de lo más imprudente. Para unos segundos y apártate a un lado.

• Asegúrate de revisar tus mensajes sólo cuando estés en «Verde» o «Verde-Ambar» es decir, cuando tu espalda esté cubierta (Clic aquí para ver el código de colores).

• Hazlo sólo si las personas más cercanas son no-depredadores evidentes (personas mayores, niños pequeños, señoras obesas, etc.).

• Ir hablando al andar también te hace vulnerable aunque no pierdas el campo de visión, procura hacer una parada y nuevamente buscar «Verde» o «Verde-Ambar».

En el transporte público (leo bastante en el metro, cosa que también me hace vulnerable, así que sigo estas reglas que se aplican también al móvil):

• Nunca leas estando de pie y menos cogido de la barra cuando tu equilibrio esté comprometido.

• Asegúrate de tener siempre la espalda cubierta (Verde y Ambar).

• Observa si no tienes cerca a un potencial depredador (Joven, varón, con aire nervioso, etc.), y si lo está, deja de leer.

• Siéntate frente a las puertas. De esta forma, cada vez que se abre y se cierran las puertas, podrás observar quién entra y quién sale.

• Nunca escuches música mientras lees. Cuando tienes un sentido ocupado, en este caso la vista, necesitas tener otro activado… en este caso, el oído.

Todos estos consejos, que para la mayoría parecen salidos del Caso Bourne, son en realidad simple sentido común.

El problema es que la sociedad actual te hace creer que estamos en la era del progreso, de la felicidad y que no es necesario estar alerta pues nunca va a pasar nada…

Hasta que pasa, como dice un amigo, profesor de Krav Maga (Nunca creas que las cosas le pasan sólo a los demás).

Un abrazo.

PD: En la próxima, y última entrega, te hablaré de… Ah! Tendrás que leerlo para saberlo.

PD2: Bonus regalo que no tiene que ver con la alertabilidad pero sí con la supervivencia… Las frecuencias electromagnéticas afectan tu testosterona… así que si llevas el móvil cerca de los huevos ponlo en modo avión. De nada.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

This field is required.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*This field is required.

A %d blogueros les gusta esto: