Blog

Descubre 3 Formas de Leer al Agresor

EN ESTOS DÍAS ME ENCONTRABA CON UN COLEGA EN EL METRO. Como es usual en Madrid durante el verano, había que esperar más de 15 minutos a que llegara el tren. Inesperadamente se aceró un individuo y se sentó de forma brusca al lado de nosotros. 


Llevaba una guitarra colgada en la espalda y un pequeño amplificador en los brazos… Probablemente de estos que tocan en los vagones. Mientras conversaba con mi amigo, noté que el personaje, en estado avanzado de ebriedad, tenía la intención de inmiscuirse en nuestra conversación.

Españoles… ¡Qué asco! – Soltó.

No estaba seguro de haber escuchado bien, pero lo volvió a decir un par de veces, con la clara intención de provocar, reafirmando así que no me había equivocado.

El chaval, que era visiblemente sudamericano, acompañó sus palabras con una mirada desafiante, buscando evidentemente lo que no se le ha perdido.

Se hizo el silencio… y el ambiente se cargó de tensión.

A todas estas yo, que no soy español (mi amigo sí), podría haber intentado mediar de alguna forma ¿Es esto correcto? – Pues no. Primero, justificarse es excusarse, lo que aquí es igual a someterse. No vas a ganar ninguna simpatía por ello… al contrario, te van a acribillar aún más.

Segundo, cuando ves a alguien buscando mierda, no vale la pena razonar. Esa persona no quiere debatir… Está buscando una excusa para liberar su frustración… y a ti te ha tocado el premio.

Cualquier debate, razonamiento o discusión, está perdido de antemano.

LEER AL AGRESOR

Cómo en esta vida no sirve de nada esperar, a que pasen o no pasen las cosas, me levanté y le pregunté si se encontraba bien. El personaje, vamos a llamarlo Maikel por darle un nombre, se levantó y me respondió que todo estaba perfecto.

Ahora, es importante saber que existe un lenguaje verbal… y uno no verbal.

Su lenguaje verbal decía que todo estaba bien, e incluso, para disipar la situación, me dijo a qué parada iba justificando así su presencia en el lugar.

Pero su lenguaje no verbal decía algo muy distinto.

Mientras hablaba vi como cerraba su puño con toda su fuerza, indicando que estaba próximo a usarlo.

Este mismo momento, el momento que antecede a la pelea, es fundamental pues aún puedes influir en el desenlace. Aquí debes abrir los ojos y buscar ciertos indicadores en tu oponente. Algunos de los más importantes son:

  • Sus manos: ¿Tiene los puños cerrados?
  • Su mirada: ¿Mira constantemente de un lado a otro?
  • Su tráquea: ¿Traga saliva?

Si la respuesta es sí, es muy probable que te agredan en cualquier instante. Tener este conocimiento te ayuda a anticipar los posibles resultados, lo cual en una pelea no es nada evidente, contrariamente a lo que te enseñan por ahí.

El momento que antecede la pelea es clave, pues aún puedes influir en su desenlace

Aquí ya puedes ubicar tus manos, en una mejor posición defensiva, e ir directo al Pensador si hace falta… Puedes idear un ataque, esto es verte a ti mismo tomando la iniciativa, o simplemente puedes retirarte.

¿Y cómo sabes cuál es el momento que precede la pelea? Escuchando tu instinto.

SABER NO PELEAR

Honestamente, la situación no pintaba mal: un tío considerablemente mas bajo que yo, tambaleándose del pedo, con un peso en la espalda que cohibía su movimiento y una sola mano libre (en la otra llevaba el ampli), me estaba retando.

Le dije a mi amigo que se levantara y que me siguiera: Nos vamos de aquí.

Esto, que puede parecer cobardía ante los ojos de muchos, no es más que sentido común: No sabes que hay detrás de una persona, por más inofensiva que parezca… No sabes qué repercusiones puede haber después. No sabes… una mierda.

Y si no estás de acuerdo, pregúntate: ¿Realmente importa lo que pueda pensar un desconocido de mí? Si la respuesta es sí, entonces tienes un problema con tu ego. Y tienes que resolver eso… Debes ser fuerte, entrenar duro y aprender a pelear… Conocer el caos y tu lado oscuro… pero sobre todo, tener control de ti mismo. Libera la bestia, pero sólo cuando sea necesario… Cuando realmente estés amenazado.

Tu ego, no es buen consejero. Contén esas ganas de pelear (yo estaba que le reventaba) y recuerda que la Defensa Personal es también saber no pelear.

¡Maricones! – Nos gritó.

Lo que tú digas Maikel.

PD: Si quieres estar preparado, descubre nuestras clases de Defensa Personal en Madrid haciendo clic aquí.

3 Replies to “Descubre 3 Formas de Leer al Agresor”

  1. Rafael Mendozza says: 17/09/2019 at 12:37

    hola ! quisiera informacion sobre el costo de matricula y mensualidad por favor . soy Rafael

    1. Henrik says: 28/09/2019 at 10:59

      Hola Rafael,

      Te hemos enviando un mensaje con respecto a tu petición a tu correo personal.

      Un saludo.

  2. Jorko says: 15/08/2021 at 10:41

    Siempre se puede llamar a los de seguridad, que a veces están deseando poner un poco de orden en el gallinero.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

This field is required.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">html</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*This field is required.

A %d blogueros les gusta esto: